Tensión: Juan Grabois alertó por una «oleada de toma de tierras» y el Gobierno lo atribuyó a «situaciones delictivas»

El pasado viernes, Alberto Fernández recordó públicamente viejas conversaciones que tuvo con Juan Grabois, a quien mencionó cariñosamente como «Juancito». Y el domingo por la noche, el referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) habló con el Presidente sobre el proyecto de creación 4 millones de puestos de trabajo que fue impulsado este lunes por sindicatos y organizaciones sociales.

Fernández y Grabois cultivaron un buen diálogo desde que comenzó a diseñarse el Frente de Todos. Pero eso no impide que el referente social haga públicos sus reclamos al Gobierno, cuestionamientos que ya forman parte de su estilo. «Alberto siempre escucha con mucho respeto las propuestas y las críticas», suele decir el líder del MTE.

En esa tónica, Grabois apuntó este martes a la situación de toma de tierras producto del escenario social que planteó la pandemia. «¿Por qué en lugar de empujar a que la gente tome la tierra no podemos organizar lotes con servicios? En todos lados hay tomas y se van a profundizar. ¿No es más inteligente lotear la tierra, ponerle luz y agua y decirle a las familias que lo paguen a 20 años? Hay que tener decisión política y capacidad de planificar», dijo Grabois en radio El Destape. Y aclaró, para no recargar las tintas: «No es culpa ni de Alberto ni de nadie, es un problema cultural de la política».

El Gobierno viene poniendo un particular acento en las políticas de tierras. Las declaraciones de Grabois, de hecho, se dieron casi en simultáneo con uno de los nuevos «gabinetes temáticos» que activó la Casa Rosada, bautizado «de Planificación Urbana y Hábitat» y encabezado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y otros seis ministros.

A la salida de la reunión, consultada por periodistas acreditados en la Casa Rosada, la ministra de Vivienda y Hábitat, María Eugenia Bielsa, manifestó: «Lo que está sucediendo respecto de las tomas en muchos casos tiene que ver con situaciones delictivas». Y aclaró: «Hay situaciones de necesidad y claramente cada vez que esto sucede en alguna provincia, nosotros aconsejamos que busquen una salida consensuada y que Nación pueda apoyar el financiamiento de programas que resuelvan la cuestión del crecimiento vegetativo de la población. Pero los episodios del conurbano, salvo algunos casos, tienen otra matriz».

La ministra relativizó así los dichos de Grabois, que había alertado más temprano: «Yo dije hace tres meses que iba a haber un fuerte aumento de criminalidad y de tomas de tierras. Hoy hay una oleada de tomas y esto se va a profundizar porque la gente no quiere vivir hacinada con el coronavirus dando vueltas».

En diálogo con LA NACION, Grabois replicó: «Las ocupaciones de tierra responden siempre a cuestiones de necesidad. El caldo de cultivo siempre es la necesidad, porque nadie puede vivir con veinte personas en una casita. Hay 4400 barrios en la Argentina que fueron producto de tomas desde hace treinta años. Es un problema social, no penal».

Anuncios y reclamos

Bielsa respondió a los dichos de Grabois
Bielsa respondió a los dichos de Grabois Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

El reclamo del líder del MTE llega en simultáneo con anuncios que lanzó el Gobierno para desarrollar territorialmente el país y desarraigar a la población de la zona metropolitana.

El pasado viernes, Cafiero y Bielsa presentaron en la Casa Rosada el Plan Nacional de Suelo, un proyecto para generar bancos de tierras urbanizadas (con servicios públicos) en el interior del país de modo de favorecer las condiciones para que se construyan nuevas viviendas, distribuir el desarrollo urbano y promover el arraigo en las provincias.

Por cuerda separada, el Gobierno anunció un plan para llegar con servicios a barrios populares registrados en el conurbano. Por ahora es incipiente: se anunciaron 130 millones de pesos para hacer las primeras obras en diez barrios. A cargo de ese proyecto está la secretaria de Integración Socio Urbana de la Nación, Fernanda Miño. Es a su vez integrante de la CTEP, y una referente muy cercana al propio Grabois.

Consultado por LA NACION, Grabois señaló sobre los anuncios oficiales: «No hay una crítica al Gobierno. La pandemia y la crisis de deuda paralizaron los proyectos, pero ahora empieza el momento de ejecutar. A nosotros los anuncios que se han hecho hasta ahora no le vemos claridad. Es mejor inaugurar lo que hiciste que anunciar lo que vas a hacer. Por eso estamos trabajando una propuesta para discutirla desde nuestra posición». Y agregó: «Nosotros apoyamos a Alberto, queremos que le vaya bien, pero también nuestra posición como organizaciones sociales es interpelar».

En el Gobierno evitaron polemizar con Grabois. «Lo escuchamos hablar del plan integral que impulsa con la CGT. Habrá que verlo para opinar», se limitó a decir un colaborador presidencial.

El viernes Fernández se refirió a «Juancito Grabois» en un acto por San Cayetano con los referentes de la de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), pero el referente social no estaba presente.

En ese encuentro, el Presidente se comprometió a impulsar el plan Potenciar Trabajo, un ingreso base que como contraprestación obliga a brindar cuatro horas de trabajo. Habrá que ver si hay un punto de contacto entre los programas oficiales y la propuesta de Grabois.

No es la primera vez que Grabois hace demandas políticas. En mayo, el dirigente señaló las demoras en la distribución de alimentos y apuntó contra el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo. En aquel momento, en un intento de contención política, Fernández convocó a Grabois a Olivos.

Fuente: La Nación

456 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *