¿Se hizo el milagro? Preparan una bebida que emborracha sin dejar resaca

Enterate de qué se trata.

Aquellos que siempre encuentran un buen motivo para “un traguito” o “una copita”, que luego terminan en varios, están de suerte. Cada vez está más cerca la llegada al mercado del llamado “alcohol sintético”, que, al igual que el convencional, proporciona los dulces efectos que tan bien conocen los fiesteros, solo que elimina sus principales inconvenientes para la salud mental y física. Es decir, la resaca.

Durante más de una década, según informa The Guardian, un hombre llamado David Nutt ha estado persiguiendo la creación de un sustituto sintético del alcohol al que llama Alcarelle.

Nutt es un científico reputado, entre cuyos hitos profesionales destaca haber sido antiguo presidente del Consejo del Gobierno sobre el Uso de Drogas del Reino Unido. «Creo que este va a ser uno de los descubrimientos más importantes del milenio», afirmó a The Times en el año 2013. «Es la lógica del cigarrillo electrónico trasladada al alcohol», agregó.

«Creo que este va a ser uno de los descubrimientos más importantes del milenio», afirmó.

Ahora está más cerca que nunca de cumplir su propósito. Según Nutt, la industria de bebidas espirituosas vería como una oportunidad y no como una amenaza que Alcarelle saliera al mercado Nutt afirma que esta nueva droga permitirá a los bebedores disfrutar de todos los beneficios del alcohol (la desinhibición, la euforia o la sensación de pertenencia a un grupo) y ninguno de sus inconvenientes, como las molestas resacas o los cánceres relacionados con su consumo. Tampoco dañaría el hígado ni causaría la pérdida del control atribuida a las malas borracheras. En definitiva, afectaría únicamente a los neurotransmisores que tienen que ver con el placer, y no aquellos que alteran nuestra percepción o generan adicción.

«Nutt afirma que esta nueva droga permitirá a los bebedores disfrutar de todos los beneficios del alcohol y ninguno de sus inconvenientes»

«Sabemos en qué lugar del cerebro ocurren los efectos buenos y malos del alcohol, y qué receptores intervienen en particular en cada caso, tales como la serotonina y la dopamina», afirma el científico.

En estos momentos, se encuentra trabajando para proporcionar a las moléculas de esta “pócima de los sueños” un efecto máximo que evite que un bebedor cruce la frontera de la borrachera buena a la mala. También planea diseñarlo con el objetivo de que carezca de toxicidad, evitando así problemas de salud.

Todavía faltan unos años para que podamos probar Alcarelle y tomar nuestras propias decisiones, tal vez haga falta una nueva resaca para terminar de estar convencidos de sus prometedores beneficios y así en vez de repetir la famosa “no vuelvo a tomar más”, podamos más bien pedir que esta alternativa no se demore tanto.

Fuente: Grupo La Provincia

Facebook Comments
Compartir
Total Page Visits: 228 - Today Page Visits: 2