Pergamino: Tres Pitbull atacaron a un niño que milagrosamente se encuentra fuera de peligro

El hecho tuvo lugar ayer a la tarde en el Complejo Habitacional 512 Viviendas. El menor fue atendido de inmediato en la sala de salud del barrio Hernández y luego se lo derivó al Hospital.

Los animales tenían los chips exigidos para las razas potencialmente peligrosas, por medio de los cuales se estableció que no es la primera vez que muerden a una persona.


En un sector del barrio José Hernández, más precisamente en la zona de la tira 30 del Complejo Habitacional 512 Viviendas, un menor de 7 años fue atacado por tres perros de raza Pitbull y le generaron lesiones que fueron curadas inicialmente en el Centro de Atención Primaria de la Salud ubicado a pocas cuadras de donde sucedió este episodio, aunque los profesionales determinaron que el niño fuera trasladado al Hospital San José donde se le practicaron nuevas curaciones. De acuerdo a lo que pudo saber LA OPINION, el tratamiento será ambulatorio hasta que reciba el alta definitiva.


La intervención de la Policía se hizo luego de que la madre denunciara el hecho y motivó la convocatoria al área municipal de Veterinaria para que se lleve a cabo el protocolo y seguimiento correspondiente a estos casos. “Sabíamos del tema a los pocos minutos de haber sucedido porque nos comunicaron el parte sanitario desde el Centro de Salud donde atendieron al nene”, contó Fernanda Lauzzo, titular de esta área local, al ser consultada por el Diario.

Medidas a adoptar


La funcionaria municipal explicó que esos tres perros de una raza potencialmente peligrosa ya habían mordido a otra persona hace un tiempo: “Estuvieron en los caniles, se les hizo la observación antirrábica protocolar que sucede en los casos donde hay mordeduras y antes de otorgarles el alta se hizo la castración de los animales, les pusimos las vacunas antirrábicas y se procedió a colocar el microchip que se utiliza con canes de estas características”, señaló Lauzzo en la entrevista con LA OPINION.


La directora de Veterinaria no ocultó su preocupación porque los perros volvieron a estar sueltos en vía pública y “nuevamente mordieron a una persona que pasaba por ese lugar de la ciudad, algo que nos genera alarma porque debemos saber los motivos que llevaron a los animales a encontrarse fuera de su lugar de residencia”. Lauzzo afirma que, dado que los microchips aportan los datos del propietario, ya se tomaron medidas previstas por la ordenanza respecto de la contravención. Luego quedará en decisión de la familia del menor el ir o no por la vía judicial.


“En lo que respecta a la rabia estamos tranquilos porque los tres perros se observaron sanitariamente y están con las vacunas vigentes; pero el propietario será infraccionado porque canes de esa raza Pitbull no pueden estar sueltos en la calle, y quienes son dueños de este tipo de perros saber que se les prohíbe tenerlos en la vía pública”, indicó la médica veterinaria.
– Más allá de la multa que se le cobre al propietario ¿qué otra medida punitiva se puede aplicar?
– Posiblemente en las próximas horas determinemos la retención de los animales hasta tanto se realice el cerramiento de seguridad necesario en la vivienda donde viven; este tipo de hechos no pueden repetirse porque es un riesgo muy importante para la gente.

Cómo funciona el microchip


Todos los animales con microchips están registrados dentro de una base de datos llamada Sistema de Identificación de Animales Pergamino (Siap), un programa informático que aporta los datos de cada animal identificado al que se tiene acceso tanto desde las dependencias municipales como desde las veterinarias privadas.
Esta modalidad de identificación busca tener mayor control sobre los animales en “cuanto a vacunación, estado sanitario, entradas en los caniles por observación antirrábica, si están castrados o no, o cualquier otro tipo de episodio”, explicó Lauzzo en la nota.


La ordenanza municipal incluye tanto a perros de raza como mestizos potencialmente peligrosos y animales que no cumplen con determinadas características físicas que los identifican como peligrosos pero igualmente pueden morder o ser agresivos, en algún caso porque han manifestado ese temperamento. “Quienes tienen mascotas con estas características potencialmente peligrosas deben acercarse a una veterinaria a colocarles el microchip”, advirtió Fernanda Lauzzo.

Fuente: La Opinión de Pergamino

350 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *