Oscar Ruggeri reapareció luego de superar el coronavirus: “Estoy enojado conmigo mismo porque me descuidé 15 minutos”

Oscar Rugeri, campeón del mundo con la Selección argentina en 1986 y panelista de TV, reapareció este lunes en el estudio de ESPN para participar del programa 90 Minutos. Allí, explicó cuál fue el descuido por el que se contagió de coronavirus y detalló cómo llevó él la enfermedad.

Estoy enojado conmigo mismo porque me descuidé. Es conmigo mismo, no con otra persona. Yo creo que cada uno debe ser responsable de lo que hace. Me descuidé ese viernes que salí de acá, fueron 15 minutos”, comenzó el Cabezón, quien estuvo aislado las últimas dos semanas tras dar positivo en el test de COVID-19, y agregó: “Salí y me junté con alguien. Fue porque no me quedó otra. No es que hice una reunión por hacer. Necesitaba que me pongan el Zoom. Tenía que hacer un Zoom y no sabía hacerlo. Vinieron a ayudarme. Fueron15 minutos, pero yo me saqué el barbijo”.

“Yo fui de privilegio porque me mandaron para mi casa, no tuve fiebre. Pero me aislé, me quedé en una habitación solo. Conté los pasos. La habitación tiene cinco pasos por cuatro. El bañito tres pasos por dos. Los conté todo, todo el tiempo, chocaba la pared. Aislado. Te dejan la comida del otro lado de la puerta», continuó Ruggeri, que bromeó: “La perra estaba mejor que yo, lejos. Comió con ellos en la mesa”.


El exfutbolista de Boca, River, San Lorenzo, Vélez y Real Madrid, entre otros, contó que no la pasó nada bien. “Fue bravo. No sé si a alguien de ustedes le pasó de pensar, ‘bueno, si me llega a tocar así me lo sacó de encima’. No se lo recomiendo a nadie, mirá que yo fui leve”.

Y detalló las fuerte molestias que padeció: «Me agarró dolor de espalda dos veces. Me levantaba y me tiraba al suelo, elongaba, me levantaba y dolor de espalda. Daba vuelta el colchón, no podía dormir. Y me dolía adentro de los ojos. Tenía revuelta la panza. No tenía olfato ni gusto”.

“Te falta el aire y decís ‘me muero’. ‘Cómo llego al hospital’. Pero zafé. Estoy enojado porque me cuidé de verdad. Por eso les pido que no se relajen, no se sabe. Es una distracción, un toque y adentro. Yo tenía miedo de contagiar a mi familia”, siguió.

Y concluyó: “Por las noches tuve miedo a morir. Cuando no tenés sueño, la panza revuelta. Comés porque te dicen que es la hora de comer. Si no, no comía”. 

Fuente: TN

310 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *