Muchas consultas por la marihuana terapéutica, en el arranque de Expo Cannabis

Las filas más largas no son para comprar nada ni para hacer girar la rueda que hace ganar algún premio en un sorteo: las filas más largas son para obtener respuestas.

Lidia quiere saber cuándo va a estar autorizada por las autoridades sanitarias argentinas la crema hecha con cannabis que acaba de frotarse en las manos y que espera que le alivie el dolor que le produce la artrosis. La crema se produce en Uruguay y quienes la distribuyen le explican que esperan poder comercializarla en nuestro país en diciembre pero que todavía no saben.

Fabiana sufre de fibromialgia: siente cansancio y dolor de manera crónica. Así que apenas le toca su turno en el stand de la organización Mamá Cultiva, después de unos minutos de una hilera que crece y serpentea, pregunta cómo hacer para cultivar su propia planta de cannabis y extraer el aceite que pueda apaciguarle los síntomas. Una de las referentes le da un formulario para inscribirse en los talleres de autocultivo -cuestan, para quien puede pagarlos, 200 pesos- y le explica que, en general, allí es donde otros cultivadores ya experimentados ponen a disposición semillas para quienes recién empiezan sus tratamientos.

Las consultas por la marihuana terapéutica se multiplican en Expo Cannabis. 
Foto Juano Tesone

Las consultas por la marihuana terapéutica se multiplican en Expo Cannabis. Foto Juano Tesone

Las preguntas se multiplican en el pabellón ocre de La Rural, donde desde este viernes y hasta el domingo se lleva a cabo la primera edición de Expo Cannabis en Argentina. Es una muestra en la que el cannabis y sus distintos usos son protagonistas y a la que durante la primera jornada se acercaron más de diez mil personas, según confirmó la organización, a cargo de la revista THC, especializada en cultura cannábica. Esos mismos organizadores precisaron que la venta de entradas anticipadas para este sábado quintuplica la compra de tickets con anticipación que se habían vendido para esta primera jornada.

Nueve de cada diez de las consultas hechas a abogadas del Ministerio Público de la Defensa de la Nación y de la Ciudad fueron de personas que quieren hacer un uso medicinal del cannabis. Las preguntas más frecuentes, contaron en el stand de Acceso a la Justicia, son sobre cómo está enmarcada en el Código Penal la tenencia de plantas de cannabis o si es delito comprar aceite extraído de esa planta. Las funcionarias explicaron cuál es el marco legal -es ilegal la tenencia de plantas- y cuál es la jurisprudencia al respecto, y remarcaron que a través del Ministerio Público se puede acceder a un defensor oficial. Quienes se acercaron, cuentan las funcionarias, sufrían mayoritariamente fibromialgia, artrosis, insomnio, epilepsia o dolores derivados de distintos tipos de cáncer.

«Me sorprendió la cantidad de gente mayor que vino a preguntarnos por la carpa para armar un indoor en su casa. Vino un matrimonio, cada uno tenía setenta y largos, ella tiene Alzheimer y él tiene Parkinson, y hacen su propio aceite», cuenta Melina. Atiende uno de los stands en los que se puede comprar el equipamiento necesario -luces, filtros de aire, una carpa que aísle, ventiladores- para cultivar la planta en interior: por unos 20.000 pesos el kit está completo.

Las consultas por la marihuana terapéutica se multiplican en Expo Cannabis. 
Foto Juano Tesone

Las consultas por la marihuana terapéutica se multiplican en Expo Cannabis. Foto Juano Tesone

En un pasillo de La Rural con láminas que explican cómo actúan cannabinoides como el THC y el CBD para aliviar dolores, reducir convulsiones, mejorar el sueño y aumentar el apetito de los pacientes, una mujer de más de ochenta años estira un gotero con aceite y pregunta: «¿Esto es confiable?». El que responde es el neurólogo Carlos Magdalena, uno de los referentes en el uso medicinal del cannabis. «Hay que analizar sus componentes: puede hacerlo estudiar en la Universidad de La Plata o acercarse a la Facultad de Farmacia y Bioquímica de La Plata, donde ya están trabajando con cannabis medicinal», responde el especialista. «¿Es peligroso andar con un gotero en la calle? ¿La Policía me puede hacer lío?», pregunta otra mujer. «A esta altura es ridículo hacer lío por algo así», responde Magdalena.

En un stand cercano, un hombre se agacha a preguntarle a una investigadora del Conicet si el aceite puede aliviarle los dolores que siente durante su tratamiento por cáncer de páncreas: «Mejora el sueño, abre el apetito, calma los dolores. Pero hay que ver caso por caso, hay que ir probando la dosis y ver cómo interactúa con su cuerpo y con la medicación», responde ella.

En Argentina, la investigación y el desarrollo del uso medicinal del cannabis por parte del Estado se legalizó en 2017. La reglamentación de esa ley su aplicación sólo a los casos de epilepsia refractaria y el Estado otorgaba, hace exactamente un año y según pudo recabar Clarín, nada más que 986 pesos por día a impulsar esa investigación y desarrollo.

Hay otras filas en La Rural. Algunas, para pagar un picador de marihuana a entre 200 y 1500 pesos o para comprar luces de LED que estimulan el crecimiento de las plantas y que se consiguen por entre 7.000 y 13.000 pesos. Otras son para participar de un concurso en el que se puede ganar sustrato -tierra mejorada- para las macetas de cultivo o un plaguicida orgánico. Esas filas se arman y se desarman más rápido que las más grandes, las que vienen cargadas de preguntas que no encontraron respuestas en otro lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 8 =