Monjas de una congregación de Núñez cuentan los abusos sexuales por parte del cura. Nombran a Capitán Sarmiento

Fueron años de sometimiento sexual para un grupo de monjas de la Congregación Hermanas de San José. No fue fácil para ellas decidirse a denunciar al líder espiritual del lugar, el sacerdote Manuel Pascual, alias “Santito” para algunos. Primero fueron a buscar ayuda en el interior de la Iglesia pero no la obtuvieron. Una vez que dejaron los hábitos, entre las tres monjas juntaron fuerzas y fueron a la Justicia. Hoy, el cura está preso en el penal de Ezeiza y procesado por dos casos de abuso sexual.

Las monjas testificaron ante la Justicia y luego ante las cámaras. Una de ellas sufrió abusos sexuales al menos entre 2012 y 2016 en las instalaciones que ocupan toda una manzana para la Congregación en Ernesto Bavio 2816, en Núñez, a pocas cuadras de la cancha de River. Detrás de sus paredones, nadie imaginó lo que pasó durante tantos años.

No fue el único escenario. En Capitán Sarmiento, provincia de Buenos Aires, Pascual promocionaba, incluso por Internet, retiros espirituales en “La Ermita”, un campo ubicado varios kilómetros adentro de la ruta 8 y donde la atención estaba a cargo de las religiosas. Por las noches era cuando cometía los abusos.

Al ataque sexual le precedía toda una acción de “ablande” por parte del cura donde a las monjas las sensibilizaba con temas personales, les inculcaba una “absolución” del dolor que llevaban consigo y les proponía gozar. No terminaba ahí. Después de cometer el hecho, y estando las religiosas con el hábito puesto, las confesaba.

Pascual era el líder espiritual de la congregación, el que regía la vida diaria del lugar y en quien las monjas confiaban en el camino de la devoción a Dios. Por eso había una sumisión de poder, donde las monjas tenían prohibido hablar entre ellas, él les imponía a algunas la obligación de realizar dietas sin sentido, y hasta, según ellas denuncian,les impedía tener acceso a la medicina tradicional.

Comunicado del Arzobispado

El arzobispado de Buenos Aires emitió un comunicado sobre la denuncia por abuso sexual contra el presbítero Manuel Pascual.

Detallaron que la investigación fue elevada a la Congregación para la Doctrina de la Fe en la Santa Sede, organismo que ordenó un proceso judicial canónico a cargo del Tribunal Eclesiástico Bonaerense.

Paralelamente, aclararon, los denunciantes se presentaron ante la Justicia Penal Nacional, donde se inició un proceso que determinó la prisión preventiva del sacerdote.

Finalmente, el arzobispado recordó que desde el comienzo del proceso penal respondió a los requerimientos del Tribunal Nacional, y reiteró su compromiso de seguir trabajando para evitar dentro de la Iglesia toda clase de abusos.

Fuente: TN

https://api.vodgc.net/4791121b-39c1-4c0e-b6f9-367e174f5f8e

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − once =