Insólito: dos jubilados festejaron al ver en el tragamonedas que habían ganado $34 mil y eran $3,4 millones de pesos
  "Vi 34 mil y me puse re contento", cuenta el afortunado ganador. Era mucho más.  

Dicen que a la buena suerte hay que salir a buscarla. Y en el Bingo de Adrogué, esto se comprobó a la perfección. Es que tras años de recorrer grandes salones, probar varias ruletas y participar en diferentes sorteos, una pareja residente en el Oeste del Gran Buenos Aires se convirtió en la flamante ganadora de un enorme pozo: ganaron 3,5 millones de pesos.

El matrimonio, que prefirió no revelar su identidad por cuestiones de seguridad, está compuesto por un hombre de 65 años y una mujer de 63. Y si bien viven junto a gran parte de su familia en la zona oeste del GBA, dicen ser habitués de la sala de juegos de Almirante Brown porque tenían la sensación de que les iba a ir bien ahí. Acertaron.



«Lo descubrimos hace unos años, yo tengo un nieto que vive en Florencio Varela y una vuelta que íbamos por Ruta 4 de visita nos tuvimos que desviar porque había un piquete. Fuimos por adentro y ahí lo vimos, entramos y nos gustó. Empezamos a ir cada vez más seguido», cuenta el ganador.

Desde la reapertura de los salones de juegos de azar en diciembre, la pareja comenzó a asistir casi todas las semanas al bingo de la avenida Hipólito Yrigoyen. Y si bien siempre está la ilusión de llevarse algún premio, lo que les sucedió la semana pasada superó por lejos sus expectativas.

«Vi 34 mil y me puse re contento», cuenta el afortunado ganador. Era mucho más.

«Estaba jugando en una de las máquinas y de repente empiezo a ver que aparecen cosas, suena una sirena y la gente se acercaba. Yo no entendía nada. Cuando miro la pantalla leo que gané 34 mil pesos, y me puse re contento. Después, veía a todos sacando fotos y felicitando, y mire de nuevo: 340 mil. Me puse mucho más contento», cuenta entre risas. Y sigue: «Después llegó el gerente, hablamos y ahí le pregunté la suma exacta. Me dijo ’son casi 3 millones y medio’. No lo podía creer».

Ahí, en medio del salón La Sigaretta, entre las felicitaciones, fotos y videos, la pareja ya comenzaba a pensar que hacer con el dinero. «Lo primero es quedarnos sin deudas, y no deberle nada a nadie», cuenta el afortunado, que desde hace años hace malabares entre dos trabajos para poder llegar a fin de mes y pagar las cuentas acumuladas. Y suma: «Lo segundo es dedicarse a la casa, que no está terminada. Hacer algunos arreglos donde haga falta, y después, con lo que se pueda, ahorrar».

Ese día, la alegría que se vivió en el Bingo de Almirante Brown fue potenciada al máximo por el impacto de la pandemia. Las salas de juego del AMBA volvieron a funcionar el 14 de diciembre, tras cerrar sus puertas durante 9 meses que fueron complejos para el sector, con protocolos de salud que no eran aprobados por las autoridades y reclamos salariales de trabajadores afectados por la inactividad.

Ahora el panorama es muy distinto. Y desde la reapertura de bingos y casinos, el pozo obtenido en la sala de juegos adroguense es el más grande que se entregó en el Conurbano hasta el momento.  

Mientras disfruta por anticipado de su premio, la afortunada pareja cuenta que está eternamente agradecida y más que feliz de que tanto viaje del Oeste al Sur no haya sido en vano. «Fuimos a otros lugares, en la Provincia y en Capital, pero desde hace unos años siempre terminamos volviendo a Adrogué». /Clarín

Facebook Comments
Compartir
Total Page Visits: 133 - Today Page Visits: 2