El intendente de Berisso dice que el virus llegó a su distrito desde La Plata y tensa su relación con Garro

El intendente de Berisso, Fabián Cagliardi, salió a responsabilizar a su par de La Plata, Julio Garro, por la disparada de casos positivos de coronavirus en el barrio popular José Luis Cabezas donde se registró un foco de contagio.

El alcalde de la capital provincial buscó bajar el tono de las declaraciones: «no es momento para tirarnos contagios unos a otros», dijo. Pero Cagliardi redobló las críticas y culpó al intendente del PRO.

En esa villa se desató hace días un foco de contagio con 6 casos positivos focalizados en pocos metros. Aunque las autoridades sanitarias habían adelantado la posibilidad de aislar el lugar, esa decisión finalmente no se tomó y cinco días después los casos treparon a 37 y en las últimas horas del miércoles se confirmaron otros dos.

La villa está ubicada en el límite de Berisso y Ensenada, pero también a pocos metros de La Plata. Por eso, Cagliardi argumenta que los vecinos de su distrito trabajan en la capital provincial y precisó que muchos lo hacen en hospitales provinciales. «Hay varios enfermeros y creemos que allí pudo estar el contagio», dijo.

Cagliardi llegó al poder el año pasado luego de derrotar al radical José Nedela, quien en 2015 había dejado al peronismo sin uno de los bastiones más importantes en la historia del partido.

Se trata de un reconocido empresario vinculado a la obra pública en Berisso y Ensenada, al punto que fue el propio Mario Secco quien apuntaló su candidatura.

Desde La Plata consideraron desafortunadas las expresiones de Cagliardi y creen que debería pedir disculpas a los ciudadanos de la capital provincial. «Todos estamos trabajando para hacerle frente al coronavirus y La Plata, Berisso y Ensenada siempre estuvieron muy unidos aún en las peores situaciones como ocurrió en la inundación de 2013», dicen desde el entorno de Garro.

El intendente del PRO propuso además conformar una mesa de los tres intendentes de la región junto a autoridades provinciales para enfrentar juntos la pandemia.

En la villa viven unas 1.200 personas, pero según funcionarios provinciales, los contagios están restringidos a un espacio donde viven alrededor de 220.

Un dato curioso: según la base de datos de la subsecretaría de Hábitat de la Comunidad de la provincia, ese territorio está catalogado como villa y lleva el nombre de Villa Peruana.

En ese territorio lindante a las viejas vías del ferrocarril que llegaba a la refinería de YPF, el límite entre Berisso y Ensenada no existe o podría trazarse con una línea imaginaria que atraviesa las casas por la mitad.

En cuanto a los orígenes de la villa, los registros de la provincia data las primeras construcciones en 1983, en esas tierras que eran propiedad del puerto. La mayoría eran peruanos que llegaban a la región buscando un futuro. Sus casas son de material y cuentan con servicios básicos similares a los de cualquier otro barrio suburbano.

Por estas horas, autoridades municipales y de la provincia continúan con el operativo sanitario que consiste en realizar controles en las casas y ante cualquier caso sospechoso que surja, se realiza el hisopado.

Fuente: La Política Online

496 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *