Día 100 de cuarentena en Argentina: cómo nos cambió la vida el coronavirus, área por área

Argentina ingresó el 20 de marzo en aislamiento social obligatorio por pandemia de coronavirus. Desde entonces, las restricciones cambiaron según los casos de cada región. La nueva etapa implica una serie de medidas destinadas a reducir la movilidad y el uso del transporte en el AMBA.

Este sábado se cumplieron los cien días de aislamiento social, preventivo y obligatorio, que empezó el 20 de marzo pasado, cuando el presidente Alberto Fernández lanzó un decreto mediante el cual se prohibía a toda la ciudadanía abandonar sus hogares con la excepción de aquellas actividades denominadas esenciales, con el fin de frenar la propagación del coronavirus en la Argentina. Desde ese entonces hasta ahora, la vida cambió radicalmente para toda la gente.

Desde aquel inicial anuncio, las clases escolares y universitarias presenciales quedaron suspendidas, medida que hasta el día de la fecha continúa vigente. Otro fue el caso de los bancos, que en el inicio de la cuarentena comenzaron cerrados, y hoy están funcionando con la modalidad de turnos y protocolos sanitarios correspondientes. Incluso en la nueva etapa de cuarentena más restrictiva que regirá desde el 1 al 17 de julio para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), permanecerán abiertos.

Algo igual sucede con los supermercados, farmacias, almacenes de cercanía, kioscos, y estaciones de servicio que en todo momento estuvieron habilitados a abrir , y así continuarán, con el fin de que la ciudadanía pueda abastecerse de alimentos. Otra realidad, es la que viven la mayoría de los comercios que no se dedican a esos rubros y se vieron forzados a cerrar sus puertas al comienzo del aislamiento obligatorio.

Los negocias minoristas de cercanía, debieron esperar un poco para volver a encontrarse con su clientela. Luego de dos meses de aislamiento, precisamente a mediados de mayo en la Ciudad de Buenos Aires locales como viveros, joyerías, mueblerías, concesionarias, librerías, jugueterías, florerías, perfumerías, comercios de decoración, materiales eléctricos, electrodomésticos, instrumentos musicales y bicicleterías, entre otros rubros, vislumbraron una luz al final del túnel, y pudieron reabrir con protocolos sanitarias específicos. Sin embargo, dado el aumento de casos de coronavirus, desde el miércoles 1 de julio se dará un paso atrás. Algo similar corre para aquellos comercios de indumentaria y zapateria, que fueron uno de los últimos en abrir, y ahora deberán volver a bajar sus persianas hasta nuevo aviso.

Sobre el transporte público, en esa primera instancia de cuarentena,el presidente Alberto Fernández anunció que se iba a mantener «sólo para uso de quienes están exceptuados de cumplir el aislamiento». Con un esquema de funcionamiento más acotado y solo para aquellos pasajeros que cuentan con un permiso especial, implementando una batería de medidas sanitarias, como el uso de tapabocas, y que viajen sentados.

Coronavirus, Argentina, pandemia, NAPandemia de covid-19. NA.

A medida que se dio una mayor apertura de las diferentes actividades, se dio un aumento exponencial de pasajeros, ya que más usuarios contaban con permiso habilitado. Sin embargo, a partir del lunes, el panorama será otro, ya que según advirtió el jefe de Estado todos los permisos deberán renovarse, y paralelamente habrá mayores restricciones en uso del transporte público en el AMBA.

Así mismo, respecto de las salidas, si bien inicialmente sólo estaban habilitadas las denominadas esenciales (compra de alimentos, medicamentos, paseo del perro) que están viegentes, a medida que el aislamiento fue evolucionando en el tiempo se otorgaron nuevas autorizaciones para reanudar actividades, que en la nueva cuarentena que rige a partir de julio, volverán a restringirse. No obstante, se estableció de manera progresiva en los diferentes distritos del país como nueva forma de protección para salir a la calle el uso obligatorio de tapa nariz y boca, a modo de barbijo.

Sobre los niños, uno de los grupos más afectados por la pandemia, luego de estar casi dos meses confinados en sus viviendas, finalmente el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta habilitó salidas recreativas los fines de semana que en la nueva fase de la cuarentena, se mantendrán. No así, las salidas para realizar actividades deportivas, que a partir del miércoles 1 de julio, quedarán suspendidas.

Del mismo modo, desde el miércoles 1 de julio todos los permisos de circulación caducarán y se deberá pedir otra vez. Habrá tres tipos de habilitaciones especiales para aquellos que deben cumplir con obligaciones laborales o sanitarias (incluyendo los casos de fuerza mayor, quienes deban atender a familiares, padres y madres separados, etc.)

Fuente: Diario 26

427 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *