Desesperados por la falta de gas y luz, manifestantes venezolanos tomaron e incendiaron la alcaldía de Bruzual, en el estado Yaracuy

El municipio de Bruzual, en el estado Yaracuy, se transformó en una pesadilla. No hay gas hace cuatro meses, falta la electricidad varias veces al día y el suministro de agua sufre cortes constantes. Hartos y desesperados, los vecinos salieron a la calle.

Las protestas llevan cuatro días consecutivos, a pesar de la brutal represión de las fuerzas del régimen venezolano. Hoy, en medio de las movilizaciones, un grupo tomó e incendió la alcaldía chavista, bajo control de la alcaldesa del régimen, Carmen Suarez.

Las movilizaciones se extienden a otros municipios de Yaracuy: Peña, Aroa, Cocorote, Independencia y Yaritagua.

Las protestas recibieron esta semana el apoyo del presidente encargado, Juan Guaidó, que se manifestó: “’Sigan el ejemplo que Yaracuy’. Los venezolanos no nos acostumbramos al desastre, resistimos y nos revelamos”, reza una publicación en su cuenta de Twitter.

También se registraron escenas similares en ciudades ubicadas en el estado Lara y en Caracas. Si bien algunas tienen foco en la carencia de algún servicio en particular -como agua o gasolina-, todas están enmarcadas dentro de la escasez general que atraviesa el país caribeño.

“Decenas de manifestantes han salido a las calles a protestar por la falta de servicios y el colapso general La dictadura le teme al clamor popular pero nuestra gente sigue firme gritando Libertad. #YaracuySeLevanta”, escribió Voluntad Popular -el partido de Juan Guaidó- en su cuenta de Twitter.

Las protestas ocurren en medio de una cuarentena imperante desde marzo para combatir el covid-19 en Venezuela, con 70.406 casos confirmados y 581 fallecidos, según cifras oficiales. Aunque las manifestaciones políticas han perdido fuerza por el confianamiento, la crisis social se ha agudizado con la pandemia, sostiene el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

Según la organización, se produjeron más de 4.000 protestas durante el primer semestre de 2020, la mayoría en exigencia de derechos básicos como alimentación o mejoras de servicios públicos. Han dejado más de un centenar de detenidos, varias decenas de heridos y cuatro fallecidos.

El país caribeño atraviesa la peor crisis de su historia reciente, con servicios colapsados y una recesión encaminada a su séptimo año. En el interior de Venezuela, la escasez de gasolina es crónica y hay constantes cortes de electricidad que pueden durar días.

Fuente: Infobae

440 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *