De a poco jubilamos el abandono

Hoy le tocó al viejo «Fordcito», un camión recolector que debió ser pieza de museo hace mucho.

Incorporamos dos camiones que con ingenio y mucho trabajo de nuestro equipo de mecánicos y soldadores pusimos a punto para que los recolectores trabajen mejor y el pueblo esté más limpio.

También incorporamos nueva ropa que mejora las condiciones laborales y nos distingue y enorgullece.

Reciclamos, ahorramos y mejoramos.

¡Gracias a todos los que pusieron su granito de arena para que el cambio avance!

832 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *