Coronavirus: por la crisis, Aerolíneas Argentinas suspenderá a cerca de 8000 empleados

No hay caso. Una de las últimas líneas aéreas del mundo que no había tomado medidas concretas después de los efectos de la pandemia por el coronavirus terminó por claudicar. Aerolíneas Argentinas y Austral confirmaron que suspenderán a la mayoría de los empleados y que, además, aplicarán una baja en los salarios de los alcanzados por la medida.

«Prácticamente hubo un cierre total de las actividades desde hace más de dos meses. Tomamos la decisión de iniciar las negociaciones en el marco del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo para aplicar suspensiones temporales de parte de los trabajadores del grupo empresario», confirmaron a LA NACION en la compañía.

Se refiere al artículo que quedó en pié cuando el Gobierno dispuso la suspensión de los despidos. Ese marco regulatorio permitió la aplicación del artículo 223, que permite a la compañía afectada por un caso como este, donde se derrumbaron las ventas en un 97%, suspender trabajadores que no prestan tareas y pagarles, en vez del sueldo y todos los aportes, una suma no remunerativa que se calcula sobre el salario neto.

Ni el monto que se pagará ni la cantidad de empleados que pasarán a este régimen de suspensiones está terminado de cerrar, aunque se habla de un salario cercano al 75% del que recibían de bolsillo unos 8000 trabajadores.

Mañana, será la comunicación oficial a los empleados. Luego, reconocen en la empresa, sentarán en una mesa de trabajo a los representantes de las seis asociaciones sindicales que representan al personal de la compañía. «La idea es alcanzar un acuerdo que permita atravesar esta difícil situación, adecuando el funcionamiento de la organización al escenario actual y preservando, en la medida de las posibilidades, los intereses de los trabajadores y trabajadoras», dijeron en Aerolíneas.

«La crisis sanitaria que atraviesa el mundo es un hecho inédito que dio lugar a la mayor crisis del sector aerocomercial de la historia. En este tiempo, experimentamos una caída en nuestros ingresos del orden del 97%, quedando prácticamente sin otro auxilio financiero que los aportes que recibimos del Estado Nacional. Desde lo financiero la compañía postergó pagos no esenciales, negoció con proveedores de combustible la postergación de deudas y pago de cuenta corriente y se encuentran en tratativas avanzadas para reprogramar pagos con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil y con el Banco de la Nación Argentina. Asimismo, también se pospusieron pagos de alquiler de aeronaves», se explayaron a la hora de reseñar los motivos de la medida.

Si bien se conocieron las decisiones de los ejecutivos de la compañía que dirige Pablo Ceriani, los gremios hicieron sentir su voz mediante comunicados que circularon en redes sociales. «Ante el impacto que esta medida puede tener sobre la dotación y los salarios desde APLA [el poderoso gremio de los pilotos de Aerolíneas Argentinas] dejamos en claro que no aceptaremos ningún tipo de desvinculación laboral encubierta. Si bien comprendemos las enormes dificultades que genera la pandemia para la compañía y el esfuerzo que realiza el Estado para cubrir el déficit operativo en estos momentos sumamente delicados que nos toca atravesar, ajustar en los ingresos de los trabajadores no es la solución», dice el comunicado del sindicato que conduce Pablo Biró.

Un texto similar viajó en otro mensaje pero firmada por UALA, el sindicato de pilotos de Austral Líneas Aéreas.

En la empresa aclararon que los sueldos de mayo se pagarán completos. «Como todos los meses, el cuarto día hábil. Lo que se acuerde, que debería ser rápido es para junio. Los trabajadores que ingresen en esta modalidad de suspensión temporal, que estará vigente durante los meses de junio y julio, cobrarán una asignación no remunerativa junto con el aporte normal a la obra social, conformo lo establece la normativa que surge del artículo 223 de la Ley de Contrato de Trabajo.

El artículo 223 establece que los acuerdos deberán presentarse en el Ministerio de Trabajo para ser homologados y que requieren el acuerdo de los sindicatos. Es por eso que, desde hoy, empezará una ardua negociación. Los nuevos pagos, que omiten los aportes a la seguridad social más una quita del salario que entrega el empleado, tienen una particularidad. El empleados deberá mantener el pago de la obra social. Y, además, tiene que depositar el porcentaje que le corresponde a los gremios. Pese a la emergencia, en este tipo de acuerdos el descuento para la cuota sindical se mantiene. Algo así como decirle a los gremios al oído: «La tuya está».

Fuente: La Nación

701 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *