Carla Lacorte: aniversario en su caso de gatillo fácil

Ocurrió un primero de junio del año 2001, Carla regresaba de cursar en la Facultad de Agronomía, se subió al mismo colectivo en el que viajaba diariamente y se dirigía a su barrio, a Quilmes.

En aquel momento todo parecía normal, todo era rutinario, pero Carla no sabía que en aquel momento su vida iba a cambiar para siempre.

Carla estaba apurada, su pareja la estaba esperando para cenar juntos. Ella hizo lo mismo que hacía todos los días, pero esta vez con un poco más de prisa.

Carla bajó del colectivo y tras un par de minutos caminando sobre la Avenida Mitre, escuchó disparos detrás de ella y en cuestión de segundos, visualizó a un empleado de un comercio que le hizo señas para que se tirara al suelo.

Pero ya era tarde, Carla sintió un impacto de la bala que perforó su cuerpo y se alojó en su columna, a medio centímetro del corazón.

El disparo no había sido efectuado por Jorge Ignacio Salmo, oficial ayudante de la Policía Bonaerense.

Salmo se encontraba con otros compañeros de trabajo y casualmente, los oficiales que estaban fuera de servicio fueron testigos de un robo a un local de comidas rápidas.

Estaban en plena persecución de cuatro delincuentes que iban en la misma dirección que Carla, pero por la vereda de enfrente.

En la persecución, Salmo disparó con total negligencia, lo hizo de forma directa y no de manera oblicua. El disparo le dio directamente a Carla.

Más tarde, en la investigación de la causa, se presentaron sospechas acerca de los motivos por los cuales el oficial decide disparar en plena vía pública. Y todo se redujo en que habían considerado a Carla como sospechosa del asalto, creyendo que se trataba de una integrante más de la banda, actuando de “campana”.

El efectivo responsable del disparo y compañeros pertenecían a la comisaría sexta de Ezpeleta, es decir que ninguno tenía jurisdicción en esa zona, y a su vez, se encontraban fuera de servicio.

En principio, caratularon el hecho como “lesiones culposas”, un delito excarcelable. Una calificación completamente insólita luego de que los oficiales actúen con negligencia y como consecuencia dejaron paralítica a una joven que debió abandonar todos sus proyectos a futuro.

Salmo siempre lamentó el hecho, y sostuvo que se trataba de una cuestión de defensa propia ya que los delincuentes también estaban disparando. Si bien su disparo fue directo a la víctima, en caso de que no lo hubiera efectuado, quizá sea él quien estaría en esas condiciones.

Sus dichos provocaron un revuelo entre la sociedad, sobre todo por su actuar luego de dispararle a una simple joven que caminaba tranquila por la vía pública.

Cuando los oficiales se acercaron a Carla, quien estaba postrada en el suelo, boca abajo, desangrándose, los policías solo la interrogaban, mientras que ella rogaba que le den auxilio médico porque no podía respirar. Ella sólo pidió que por favor no la sentaran, ya que al tener conocimiento de medicina veterinaria, sabía que el impacto de bala le había dado en la columna.

Carla estuvo diez días internada en terapia intensiva en el Hospital de Quilmes y afortunadamente recuperó el control de esfínteres y los daños irreversibles sólo quedaron en su movilidad. Pudo rehabilitarse en una clínica de Cuba gracias a que todos sus amigos y conocidos recaudaron fondos para pagar el tratamiento.

Los sueños de Carla se desvanecieron por completo, estudiaba para ser Veterinaria, cursaba en el tercer año de la carrera cuando todo en su vida dio un giro de 180 grados. Ya no pudo cumplir con sus sueños, sus deseos de ser veterinaria y ejercer la medicina en animales grandes, será imposible para ella.

Finalmente el trágico episodio fue caratulado como “tentativa de homicidio” y a Salmo lo absolvieron en 2004, lo condenaron en 2013 pero sólo estuvo preso diez días. Lo dejaron libre hasta agosto de 2014, cuando la Corte Suprema confirmó la condena a siete años de cárcel. Ahora, tras varios pedidos de libertad por parte de la defensa, los abogados de Carla reclaman para que el ex oficial cumpla su condena de manera efectiva.

HUGO LOPEZ CARRIBERO

ABOGADO PENALISTA

PROFESOR UNIVERSITARIO DE DERECHO PENAL

383 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *