Boca la pasó mal pero le ganó a Claypole en Lanús

El equipo dirigido por Miguel Russo jugaba mal y perdía, pero con el correr de los minutos impuso algo de la lógica superioridad frente a un adversario de la primera C

Boca Juniors derrotó por 2-1 a Claypole, uno de los equipos ascendidos este año a la primera C, en su estreno en la Copa Argentina. Con un rendimiento discreto, no despejó las dudas de su irregular comienzo en la Copa de la Liga Profesional de Fútbol (LPF). Y la pasó mal el campeón nacional en la primera media hora.

Basado en un gran despliegue físico, con un ritmo difícil de sostener durante 90 minutos, el conjunto blanco tuvo ambición y juego como para dominarlo ampliamente, al punto de anularlo en el ataque y hacerlo sufrir en la defensa. Los dirigidos por Miguel Ángel Russo aparecieron abúlicos en esos primeros 30 minutos, mientras Claypole ganaba protagonismo y se volvía más peligroso.

Leonel Landaburu celebra el sorprendente 1-0 de Claypole ante Boca.
Leonel Landaburu celebra el sorprendente 1-0 de Claypole ante Boca. Nicolas Aboaf

Incluso con alguna jugada preparada. Un córner desde la izquierda, con casi todo el equipo del ascenso en el área chica, fue ejecutado hacia el borde externo del área grande y, luego de un amague, un segundo jugador remató; Boca se salvó milagrosamente. Como lo hizo cuando Javier García, el arquero xeneize titular esta noche, resolvió un mano a mano en el que Claypole atacó con superioridad numérica. Para el guardameta fue la primera actuación en su segundo ciclo en el club en el que debutó en la primera división.

Otro saque de esquina derivó en el 1-0 para el cuadro recién ascendido a la primera C: un cabezazo de Emanuel Díaz envió el balón al travesaño; otro testazo, de Fernando Pasquale, fue rechazado por García y el rebote fue tomado por Leonel Landaburu, con el arco casi enteramente a su merced. Habían transcurrido 29 minutos.

Sólo entonces el equipo de la A se despertó y el de la C cedió en su hambre. El 1-0 los hizo intercambiar los papeles: Boca pasó a tener la pelota, y Claypole, a verla pasar cerca de su área. Y en su área. Hubo un aviso de Sebastián Villa y un disparo de Exequiel Zeballos al travesaño, hasta que un lúcida combinación colombiano por la izquierda, de Edwin Cardona con Villa, terminó con el delantero consiguiendo el 1-1 con un buen movimiento en el área.

Aun irregular, Sebastián Villa fue el mejor y el más activo de Boca; el colombiano festeja su tanto, el del 1-1.
Aun irregular, Sebastián Villa fue el mejor y el más activo de Boca; el colombiano festeja su tanto, el del 1-1.Nicolas Aboaf

Así concluyó un primer tiempo sumamente preocupante, en el que el conjunto diseñado por Russo fue apático, pasivo, hasta que se vio en desventaja a manos de un rival que está tres categorías debajo en el fútbol doméstico.

La mitad final empezó como concluyó la primera: el balón en poder de Boca, y también alguna acción de peligro, como un cabezazo de Villa que tuvo mejor perspectiva que ejecución. El colombiano, con velocidad, pasó a ser lo más riesgoso para Claypole. Pero el conjunto azul y oro fue hacia adelante más por inercia y obligación que por apetito y enjundia.

Pasaba poco en el desarrollo. Villa centró y Cristian Medina desvió a la carrera: el balón salió muy cerca del arco. Iban 21 minutos y Boca necesitaba más para no depender de una definición por penales. Y Russo dispuso que ingresaran Gonzalo Maroni y Franco Soldano por Alan Varela y Zeballos. El conjunto azul y oro, al menos por dibujo táctico, con tres delanteros, sí se decidía a fondo a ir por la victoria.

Cristian Medina, uno de los juveniles de Boca que eligió Russo para el debut por la Copa Argentina; ninguno de los chicos rindió.
Cristian Medina, uno de los juveniles de Boca que eligió Russo para el debut por la Copa Argentina; ninguno de los chicos rindió.

Y pronto Javier García solucionó otro mano a mano. Boca no dominaba por funcionamiento sino por físico y por deber. Y a los 31 minutos encontró la ventaja lógica aunque no tan merecida: una media vuelta de Maroni con un tiro combado al segundo palo y cierto error del arquero Tiago Libares (se pasó de largo en la estirada) estableció el 2-1. Fue el segundo gol en Boca para el volante ofensivo que proviene de Talleres, de Córdoba, en su segunda etapa en el club auriazul.

Tan baja fue la producción de Boca que padeció algunos remates muy peligrosos y un centro bajo de Díaz en el área chica que Pedro Muñé no llegó a conectar y que paralizó los corazones xeneizes en la última acción del encuentro.

Con otro desempeño preocupante, el campeón argentino avanzó de etapa, a los 16os de final. Su próximo oponente ya está confirmado: Defensores de Belgrano, que eliminó a Almirante Brown.

Fuente: La Nación

Facebook Comments
Compartir
Total Page Visits: 530 - Today Page Visits: 2