Arden las redes

Indignación de Javier Iguacel y muchos vecinos de Capitán Sarmiento con el nombramiento de Germán Ostoich como jefe de Anses.

«No se le conocen antecedentes laborales ni estudios al nuevo jefe. Con ese nombramiento toda la familia está acomodada con un sueldo estatal. Su mujer como asesora de la cámara de diputados, su yerno como jefe de IOMA, su hijo como jefe de ANSES y su nuera como concejera escolar. Este nombramiento viene luego de que el gobierno nacional decidió despedir a la abogada, de larga trayectoria profesional en el ámbito público y privado, miembro activo de Todos y Nosotros y luchadora de la vida junto a su hijo Nacho», nos informó Javier Iguacel ante nuestra consulta por lo que se divulga incesantemente en las redes.

1.542 Visitas

2 comentarios en “Arden las redes

  • el junio 19, 2020 a las 8:45 pm
    Permalink

    esto se llama nepotismo, aberrante y ademas indigna tanta impunidad. Es imprescindible una reforma del estado. Son decisiones que deben ser consolidadas por concurso. El de Anses es un cargo politico, de hecho Cuando asumio Vicky fue igual. Ella llego a su despecho sin siquiera saber implementar un formulario, pero era politico. Es abogada, si, pero eso no amerita ni diagnostica una buena funcion. A los hechos me remito: el gobierno de Macri, conformado por un equipo de amigos todos Ceos, fue de un contundente fracaso. De hecho los resultados estan a la vista. Un pais quebrado economicamente, con aumento de la pobreza (aunque pregonaron pobreza cero desde el primer trimestre), pymes quebradas, desocupacion, un endeudamiento como nunca en la historia del FMI, negociados, y todos ellos egresados de las mejores universidades, con un curriculum valorable. Y asi dejaron al pais. Que Vicky sea mama de un niño con diferencias, no amerita que deba victimizarse. Son muchas las mamas como ella que deben enfrentar situaciones similares y a veces en la extrem pobreza. Este tipo de victimizacion es de una forma de manipulacion y sensacionalismo. Hoy el gobierno actual debe afrontar las peores vicisitudes, y hay quienes que habiendo lformado parte de este equipo nefasto se vanaglorian de querer dar catedra. Javier Iguacel, un poco de humildad.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *