Hablemos de bullying, por Milagros Cuello Olmos

CSHoy24

Todos conocemos historias de niños, jóvenes o adultos que sufren acoso escolar. Todos hemos sido testigos o protagonistas, los que tenemos más años festejamos el que se empezará a hablar del tema y dejará de verse como cosas de chicos, que se están conociendo y necesitan aprender a socializar. El fin del discurso en que el agredido era culpable por no defenderse y terminaba cambiándose de escuela, club o grupo por unos inadaptados que terminaban ganando. Vimos también como los victimarios fueron defendidos por sus historias personales, porque todo victimario está exteriorizando algo que vive, y entonces, nuevamente el agredido era el culpable…

  Desde hace unos años se dejó de naturalizar, y si bien todavía muchos prefieren hacer la vista gorda, hoy en las escuelas se habla de bullying. Y cuando algo se habla en las escuelas llega a las casas y llega a los medios. Y esto en su momento también puso una nebulosa sobre el tema, ya que se lo había tomado para la jarana en los programas en los que todo vale. Sufrir bullying no es divertido, no son cosas de chicos y no se olvida. Quién sufrió bullying en la escuela sabe que las marcas suelen y que cuesta siempre más confiar e integrarse en los grupos, más allá de la edad.

  Pasándolo a castellano el bullying es la agresión, discriminación y ataque de parte de todo un grupo hacia una persona. De manera deliberada y consiente se arma una campaña para dejar a alguien afuera, de agredirlo, ignorarlo, incluso desprestigiarlo para hacerlo sufrir. Esto que solemos ver en las películas, mayormente de adolescentes, no tiene edad, también los adultos lo sufren, muchas veces en el trabajo. El bullying se diferencia del acoso laboral o escolar, porque es continuo, va subiendo en la intensidad y puede tener consecuencias muy graves. El acoso también, pero suele ser una sola persona la que lo ejecuta.

  Cuando hablamos de las consecuencias que tiene a corta y larga data, la depresión, autoflagelación, aislamiento e incluso suicidio están en la lista, sin dejar de contar con la venganza. ¿Se acuerdan del chico al que todo el grupo le decía “pan triste”? Un caso de bullying que motivo a la ley actual, en la que se debe denunciar y la escuela debe tomar cartas, inclusive ante la justicia, protegiendo a la víctima y a su familia. Todos debemos tomar conciencia y ser responsables de la gravedad que tiene y las consecuencias que deja, y no podemos justificar por qué se le hace burla a tal o cual persona.

  Acá otro tema viene a colación y debemos hacernos cargo, toda discriminación comienza en la casa. Los chicos n nacen discriminando, lo aprenden y lo repiten de lo que se hace y dice en casa. Cuando criticamos a los que están en la tele, a los que hablan, a los que pasan, cuando nos criticamos a nosotros mismos o se lo decimos a los chicos, “gordo”, “flaco», «petiso”, “gigante”, “feo”, etc.… todo lo que escuchan lo repiten. Si agredimos a las mujeres que están en la tele, le estoy enseñando a ser violento/a con las mujeres, o los niños, o los ancianos, etc.

  Analizar nuestro comportamiento, escuchar a nuestros hijos, no obligarlos a “ser amigos” de los que lo pelean u obligarlo a encajar son algunas de las cosas que no debemos hacer. Si escucharlos, verlos, estar para ellos, ya sean hijos, amigos o alumnos en caso de estar en instituciones educativas, tomando en cuenta que el bullying se da en todos los niveles no solo en secundaria. Respetar y enseñar a respetar es primordial, no naturalizar la violencia o la agresión y fundamentalmente no culpar a la víctima.

  Para cerrar les dejo dos películas para pensar, una es “La extraña vida de Timothy Green” para ver en familia y analizar el papel de los padres y la escuela, y la otra para ver solo los grandes, la serie “13 razones”, deja mucho para pensar.

  Nos estamos leyendo en la semana con una nueva columna sobre el sano egoísmo…

                                               Milagros Cuello Olmos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

La inflación de septiembre fue del 3,5% y cortó la racha de desaceleración

La inflación del mes de septiembre fue del 3,5% y acumula un incremento del 37% en los primeros nueve meses de 2021, según detalló este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Los alimentos subieron un 2,9%. La […]